Veronica Saguier | Diseño del paisaje | Paisaje Cultural

vero saguier paisajismo
vero saguier paisajismo

Paisajismo Cultural

Vivimos en un mundo que ha borrado fronteras, un mundo masificado y globalizado. Los lugares se parecen cada vez más, independientemente de la geografía, al punto que antropólogos como el prestigioso Marc Augé hablan de “no lugares”, aquellos espacios que no existían en el pasado, pero que ahora surgen como ubicación prácticamente imprescindible en la vida del hombre moderno. Son enclaves anónimos para personas anónimas, ajenos al tiempo, origen, historia e identidad. Y Augé señala algunos: cadenas hoteleras, patios de juegos, centros comerciales, entre otros. El paisajismo no es ajeno a esta realidad. La diversidad de paisajes, de flora, fauna y cultura también se han ido desvaneciendo para volver todo más homogéneo e indistinto. Pero el paisajismo no consiste en copiar un modelo o los elementos de otras idiosincrasias. Más bien se trata de un proceso de reinterpretar influencias para inventar algo “nuevo” y único, aunque tenga reminiscencias con cosas ya conocidas. Ningún jardín puede transportarse o mudarse porque nace en el territorio que lo cobija. Allí tiene su razón de ser, su esencia. A la hora de proyectar un jardín, la guía y el norte deben responder a las necesidades del lugar al que pertenece. El jardín es el micromundo dentro de un gran cosmos: la arquitectura, el paisaje y la geografía que lo rodean. De allí se nutre para recrear y transformar la naturaleza y darle un nuevo sentido. Cuando un jardín es fiel a su entorno, a su historia y a la historia individual de la familia que lo habita, conmueve y cobra vida porque no es sólo corpóreo. Logró algo especial: tener alma.